REFRANES SOBRE EL ACEITE DE OLIVA

Standard

La tradición oral de nuestro país, también tiene su sitio en el ámbito del Aceite de Oliva, del cultivo del olivo y en los modos de vida vinculados al olivar, es por eso que surgen muchos dichos y refranes que forman parte de nuestra cultura. Os dejamos una muestra muy representativa de algunos de los dichos y refranes que conocemos sobre la cultura del olivar.
– Aceituna, una por San Juan y ciento en Navidad.
– Agua y luna tiempo de aceitunas.
– Año heladero, año aceitero.
– Aceituna comía, hueso a la calle (a olvidar el pasado infeliz).
– El que coge aceitunas antes de Enero, deja el aceite en el madero (porque aún no llego a su tamaño ni maduración).
– El remedio de la tia Mariquita que con aceite todo lo quita.
– Flor del olivo en Abril, aceite para el candil (por temprana y poder helarse).
– Flor del olivo en Mayo, aceite para el año.
– Flor del olivo por San Juan, aceite para entinajar.
– Quien a los propios olivos varea, a su propio caudal apalea.
– Quien tiene olivares y viñas, bien casa a sus niñas.
– Blanquizares para viñas, que no para olivares.
– El olivar hace el bien, aunque le hagan el mal.
– El olivar y el potro, que los crie otro.
– Si alguna vez me olvidares, tálame aunque no me ares (dice el olivo).
– Si por San Juan y San Pedro en tu olivar aceitunas hallas, una aquí y otra allá, buena cosecha habrá.
– Por Santa Catalina todo el aceite tiene la oliva.
– Aceite y vino, bálsamo divino.
– Aceite y romero frito, bálsamo bendito.
– San Silvestre en tinaja el aceite.
– La mejor cocinera, la aceitera.
– Cada mochuelo a su olivo.
– Aguas por San Juan, quitan vino, aceite y pan.
– A la aceituna y al gitano no lo busques en verano.
– Olivo, bruto, que a fuerza de palos da su fruto.
– Para ser Extra Virgen: del olivo a la prensa y de la prensa a la despensa.
– Si quieres llegar a viejo, guarda aceite en el pellejo.
– Sin tierras y olivares que seria de las ciudades.
– Mas prestan sobre olivos que sobre pergaminos.
– Hacendado con olivos, un año en terciopelo y seis en cueros vivos.
– En el tiempo de las aceitunas, tienen novio las sobrinas.
– Hombre fantasmón, poco aceite y mucho algodón
– A lo que aceite de oliva hecho, sácole provecho.
– El vino calienta, el aceite alimenta.
– El rancio es bueno en el vino, pero malo en el aceite y en el tocino.
– El pez ha de nadar tres veces: en agua, en vino y en aceite.
– El olivo es más agradecido que la gente, por cada beneficio te devuelve veinte.
– Aceite y aceituna a veces mucha otras ninguna.
– Aceite abundante buen año por delante.
– Casa del padre, viña del abuelo y olivar del bisabuelo.
– La verdad como el aceite, queda siempre por encima
– Olivo, vino y amigo, el peor el más antiguo.
– Aceite de oliva, todo mal quita.
– Si te duele la barriga úntale con aceite de oliva, y si no se te quita el mal, reluciente se te pondrá.
– Para el Vareo: A las mujeres de frente, a los olivos de lado.
– Con aceite de candil, mil males curar vi.

Si conoces alguno más no dudes en compartirlo con nosotros.

Todo lo que necesitas saber sobre las aceitunas de mesa

Standard

Proceso de elaboración

La elaboración de la aceituna de mesa es un procedimiento artesanal y minucioso, gracias a la tecnología de nuestros días se ha automatizado y mejorado en todas sus fases. Los pasos para su elaboración son los siguientes:

Cultivo y recolección manual. El olivar de verdeo, como se conoce al que da los frutos que después se destinará al consumo directo, requiere cuidados y atenciones que se asemejan a labores de jardinería. La recogida del fruto se realiza a mano para no dañar el fruto y preservar su aspecto.

Limpieza y clasificación. Consiste en retirar los restos de hojas y ramas y posterior lavado de la aceituna. Después las aceitunas se clasifican por tamaños, retirando aquellas que no cumplen con los parámetros de calidad estimados por OLIMPO.

Cocción y fermentación. La aceituna se cuece en sosa cáustica para eliminar su amargor. Después las aceitunas se almacenan en depósitos especiales para su fermentación natural, que dura entre 3 y 5 meses. Durante este tiempo, las aceitunas se someten a controles químicos y organolépticos para garantizar su calidad.

Elaboración y envasado. Tras la fermentación, es el momento de elaborar cada variedad. Las aceitunas pueden ser enteras, deshuesadas, en rodajas y rellenas. Aunque también las podemos encontrar partidas y con distintos aliños.

Pasteurización y etiquetado. El proceso por el cual la aceituna puede conservar sus propiedades nutritivas, sabor y apariencia, es la llamada pasteurización. Después, los envases van a ser etiquetados conforme a los requisitos del cliente.

Embalaje, almacenamiento y transporte. Las últimas fases del proceso, son las que aseguran el mantenimiento de la calidad hasta que el producto llega al cliente. Los envases se retractilan en bandejas o cajas, se paletizan y ya están listas para ser transportadas.

Propiedades saludables

Se pueden enumerar las siguientes propiedades beneficiosas para la salud, gracias al consumo de aceitunas de mesa:
– Es un alimento aconsejado para prevenir enfermedades cardiovasculares por su contenido en ácidos grasos insaturados y su contenido en fibra. Estos dos principios activos ayudan a reducir el colesterol, triglicéridos y evitar la formación de ateromas a nivel de las paredes arteriales.
– Ayuda al tratamiento del sobrepeso, ya que contiene muy pocas calorías y pueden consumirse como colación o en momentos de ansiedad.
– Las aceitunas negras contienen menos sodio y más hierro, por cuanto son recomendadas tanto para personas con anemia como personas con hipertensión leve.

Variedades de aceitunas de mesa

Las variedades principales que podemos encontrar en cualquier tienda o supermercado son:
– Manzanilla sevillana: Es la aceituna más común en España y se utiliza tanto entera, deshuesada, en rodajas y para rellenos de todo tipo (pimiento, anchoa, atún, almendra,…)
– Gordal sevillana: Es una aceituna vigorosa, de gran tamaño. Típica de la zona que lleva su nombre.
– Hojiblanca: Se usa tanto para aceite de oliva como para aceitunas.
– Manzanilla cacereña: Se come tanto verde como negra, de similares características a la manzanilla sevillana.
– Aloreña, verdial, picual y lechín son otras variedades que se suelen utilizar como aceituna de mesa y también para aceite, sobre todo la picual, típica de la provincia de Jaén.